5 formas mexicanas de celebrar el Día de los Muertos

No hay mayor tradición en México que esta fiesta. Durante estas fechas, damos la bienvenida a las almas de nuestros seres queridos fallecidos haciendo una gran fiesta colorida con comida, costumbres y música tradicionales. Preparamos todo para pasar un día con aquellos que ya no están entre nosotros. Puede sonar aterrador para algunas personas, pero por eso decidimos compartir con ustedes lo que realmente sucede en esta fecha y cómo lo celebramos.


1.- Montar un altar


Esta es probablemente una de las tradiciones más antiguas entre los mexicanos. Hacer un altar no es algo que se hace al azar, cada uno de los elementos tiene un significado. La mayoría de los altares tienen tres niveles: uno representa el cielo, otro la tierra, y el último el inframundo, estos son los niveles a los que se supone que ascienden las almas para volver a nuestro mundo. Normalmente está decorado con fotos de los fallecidos, su comida favorita y con cosas que solían disfrutar cuando estaban vivos.


Dato curioso: la tradición dice que el altar debe ser puesto el 31 de octubre y que nadie debe tocar o probar la comida de los invitados: nuestros seres queridos fallecidos. No es hasta que regresen al inframundo que los platos pueden ser compartidos entre los amigos y la familia.


2.- Fiesta en el cementerio


Para los que no quieren esperar a sus difuntos en casa, no se preocupen, la fiesta también es en el Cementerio. También estamos acostumbrados a decorar las tumbas de nuestras familias con hermosas flores y velas, llevamos comida y música en vivo para pasar la noche con ellos.


3.- Hacer y comer Pan Muerto


Compartir un delicioso pan muerto con nuestra familia es una de las tradiciones más exquisitas que tenemos en México. Durante octubre y principios de noviembre, todas las panaderías y supermercados venden este peculiar pan con pequeños “huesos” en la parte superior, perfecto para acompañarlo con una taza de café o un chocolate caliente.


4.- Preguntando por Calaverita.


Similar a “truco o trato”, preguntar por Calaverita es la parte favorita de los niños en el Día de los Muertos. Los niños van de puerta en puerta con una calavera en la mano pidiendo caramelos, fruta o pan muerto. Especialmente el 1 y 2 de noviembre es muy común encontrar grupos de niños en la calle preguntando por Calaverita.


5.- Escribir Calaveritas Literarias


Una de las cosas por las que somos famosos, es por jugar con las palabras y cambiar su significado a través de rimas y citas creativas. El Día de los Muertos no es una excepción. Es la época del año en la que escribimos calaveritas literarias. Son similares a un poema pero con versos irreverentes escritos como un epitafio.


 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *