10 Haciendas tradicionales mexicanas para visitar

La belleza arquitectónica en México


Las haciendas han sido parte de la historia de México desde el período colonial. En muchas de ellas, la gente vivía o trabajaba para los terratenientes. Hoy en día, muchas de ellas son museos, hoteles o granjas, lo que hace de su belleza un privilegio accesible para que todos lo disfruten.



Por eso queremos compartir con ustedes esta lista de las 10 haciendas más interesantes que deben visitar en su viaje a México.


1.- Hacienda San Miguel, Yucatán.


Construido en 1542 por su propietario el Sr. Gaspar González un par de años después de la fundación de la ciudad de Valladolid en el Estado de Yucatán. Sus tierras eran útiles para la cosecha de algodón, frijoles y maíz. Sus habitantes trabajaban en la cría de vacas y aves de corral para la venta y la alimentación.


Hoy en día, esta hermosa hacienda está abierta como un hotel con todos los servicios para los viajeros que buscan conectarse con la naturaleza en un lugar tranquilo.


2.- Hacienda La Noria


Hoy en día esta hacienda es más conocida como el Museo Dolores Olmedo de la Ciudad de México, un espacio dedicado a explorar la vida y el arte de Frida Kahlo y Diego Rivera, personajes icónicos de la historia de México. Construida sobre las tierras ocupadas por Xochimilco Etnies en tiempos prehispánicos en el siglo XVI. Adquirida por la Srta. Dolores Olmedo en 1962.


El museo abrió sus puertas en el año 1994 rodeado de grandes jardines con mucha fauna y flora endémica, por ejemplo Xoloitzcuintles, pavos reales y diferentes tipos de aves.


3.- Hacienda Gogorrón


Su propietario fue el Sr. Pedro Arizmendi Gogorrón, quien lo construyó en 1750 en el estado de San Luis Potosí, México. Con una extensión de unas 35.000 hectáreas, se utiliza prósperamente para actividades agrícolas, artesanía textil y producción de mezcal.


Hoy en día la Hacienda de Gogorrón funciona como un hotel con servicios como restaurantes y piscinas. Un dato curioso es que este lugar fue utilizado durante el rodaje de la película La máscara del Zorro.


4.- Hacienda Vista Hermosa


Ubicado en Cuernavaca, estado de Morelos, fundado por Hernán Cortés en 1529. La hacienda fue construida con rocas gigantes como un fuerte debido a la falta de madera o acero para su construcción. Sus paredes tienen aproximadamente 1,80 metros de espesor. Durante los tiempos de guerra, era un lugar muy bueno para mantenerse a salvo. Esta hacienda fue el hogar de unos 23.000 residentes: la mayoría de ellos trabajaban en la industria de la refinería de azúcar, principal actividad de este lugar.


Después de muchas guerras que este edificio soportó, Fernando Martínez y Fernando González compraron las ruinas en 1945. La hacienda abrió sus puertas en 1947 con el nombre de “Hotel Hacienda Vista Hermosa”.


5.- Hacienda de Santiago Texmelucan.


Construida en 1698 por su dueño el señor Matías Rivero, un ciudadano español, que transportaba telas preciosas de Zacatecas a Veracruz. Viviendo en México, Matías Rivero construyó 7 haciendas para cada uno de sus hijos, y fue Cuauhtémoc Rivero, uno de ellos, quien recibió esta majestuosa hacienda llamada Santiago Texmelucan.


Sus 3.000 largas hectáreas se utilizaron para la cría de ganado y la producción de mezcal. Hoy en día está abierta como un hotel en el estado de Puebla con los escenarios perfectos para bodas y campamentos.


6.- Hacienda Argovia.


Ubicada en Chiapas, construida por la familia suiza Argau. Comprada a finales del siglo XIX por Adolf Giesemann, de hecho, hoy en día la hacienda está dirigida por la cuarta generación de esta familia. En los primeros tiempos, los habitantes trabajaban en la plantación de café. Hoy en día la hacienda dirige un hotel con su propia fuente de energía sostenible. También tiene programas de reciclaje y reforestación y los productos de café son reutilizados como fertilizante también. Por eso esta hacienda es una experiencia única para los visitantes y los locales.


7.- Hacienda La Loma.


Construido en 1798 por el español José Zambrano. El edificio completo y las áreas abiertas están decoradas con el estilo colonial mexicano. La principal actividad económica en sus 57.000 hectáreas era la ganadería y la producción de café. Hoy en día es el Museo de la División del Norte, manteniendo viva la historia de nuestro país en dos salas de exposición con los principales personajes de la Revolución Mexicana. Se encuentra en el estado de Durango.


8.- Hacienda Sepúlveda.


Construida por su dueño Don Juan de Sepúlveda en 1648, prospera la tierra para la ganadería y la agricultura. Con una superficie de 171 hectáreas, sus habitantes cultivaban frijoles y arroz en la época colonial.


El edificio principal fue restaurado para tener un hotel boutique. Esta propiedad ofrece una experiencia única para sus visitantes mezclando la historia del lugar y servicios de lujo como spas, piscina y un temazcal. Para muchas parejas, tiene el escenario perfecto para una boda inolvidable.


9.- Hacienda San Cristóbal Polaxtla


No hay una fecha exacta de construcción de esta hacienda, pero de acuerdo con una historia nativa, podría ser la más antigua del pueblo de San Martín Texmelucan donde se encuentra. Durante el siglo XIX, sus tierras fueron propiedad de cuatro haciendas: la principal actividad aquí era la producción de pulque.


Hoy en día es uno de los mejores museos latinoamericanos con asombrosas pinturas europeas y nuevas pinturas hispanas, exhibiendo también plata mexicana, cerámica y relojes europeos. Una característica especial de esta propiedad es el convento, con su órgano restaurado que aún se utiliza para conciertos.


10.- Hacienda María Xalostoc


Fundada en el siglo XVI, sus 3.500 hectáreas fueron dedicadas a la cría de ganado, producción de maguey y elaboración de pulque. Las vías del tren abrieron rutas alternativas que ayudaron al abastecimiento de pulque a Puebla y México, esto también ayudó a que la hacienda se enriqueciera.


Después de una restauración realizada por el arquitecto Luis Ortiz Macedo, el nuevo hotel de las haciendas fue abierto al público conservando detalles antiguos en las ocho suites y diez habitaciones que proporcionan una experiencia única para la historia del sitio.


 


 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *